Personas

NUESTRO ALUMNADO: líder del progreso de nuestra sociedad

 

La Universidad de Jaén afronta la formación del alumnado como la principal misión que la sociedad le ha encomendado y lo lleva a cabo desde una perspectiva moderna y realista. Vivimos en una acelerada generación del conocimiento a nivel global que impacta definitivamente en la educación superior. El alumnado universitario de hoy ha nacido en la era digital, y se caracteriza por tener un claro perfil “tecno-competente”. Definitivamente, el paradigma de la educación superior debe acercarse al entorno en el que nuestro alumnado se ha desarrollado, haciendo uso de la tecnología como instrumento esencial para la formación universitaria.

En mi visión de la Universidad de Jaén esta se ocupa de la formación de su alumnado desde una perspectiva integral. Dicha formación no sólo contempla la adquisición de destrezas a través del entrenamiento de competencias relacionadas con diferentes disciplinas, sino que también incluye el desarrollo de capacidades y habilidades transversales que le permitan afrontar con garantías de éxito su futuro profesional y personal. Todo ello exige proporcionar al alumnado el mejor servicio posible para que reciba una enseñanza de calidad, poniendo a su disposición todo el apoyo y recursos disponibles.

Planteo un espacio universitario que propicie el desarrollo de valores asociados al conocimiento, la cultura, la solidaridad y el pensamiento crítico; un ambiente en el que el colectivo estudiantil, juegue un rol activo en el desarrollo de la Institución. La voz y opinión del alumnado se debe canalizar a través de una representación estudiantil vertebrada y organizada que actúe libre y democráticamente. Considero que la representación estudiantil es una fuente de información directa y ágil que nos permite introducir medidas de mejora y redirigir iniciativas eficaces para la atención a nuestro alumnado. Por otra parte, defiendo que formar parte de la representación estudiantil es en sí misma una experiencia formativa excepcional.

Soy consciente de que nuestra institución siempre ha mostrado una sensibilidad especial en la atención al conjunto de su alumnado, trabajando por y para una universidad de todas y para todas las personas. El propio desarrollo social nos está conduciendo a un entorno cada vez más inclusivo al que debemos, no sólo adaptarnos, sino también ser líderes de ese cambio conceptual y de conducta

Considero a nuestro alumnado nuestra principal justificación. Debemos potenciar en él un sentimiento de pertenencia a la comunidad universitaria, para que posteriormente se transforme en un vínculo permanente con nuestros egresados y egresadas, principales embajadores de nuestra Universidad.

 

NUESTRO PERSONAL DOCENTE E INVESTIGADOR (PDI): reconocer su compromiso y fomentar su ilusión

 

La universidad tiene asignado el papel en las sociedades avanzadas de garante del conocimiento, como institución fundamental en la generación y transmisión del saber en el que se basan una buena parte de los avances y logros que las hacen progresar. Esta responsabilidad recae de manera fundamental en el Personal Docente e Investigador (PDI), que la ejerce principalmente a través de sus actividades docente e investigadora que constituyen el núcleo esencial de su labor universitaria. No obstante, la universidad actual asume otras funciones adicionales que exigen al profesorado universitario el desempeño de otras tareas diferentes, que se añaden a las anteriores para configurar el complejo perfil profesional de este colectivo.

La universidad debe regular la actividad del profesorado de manera que pueda compaginar sus misiones esenciales de atención a la docencia y a la investigación con otras fundamentales como la transferencia de conocimiento, la innovación o las tareas de gestión universitaria, mediante el diseño de soluciones de gestión que asuman y reconozcan la complejidad de su actividad. La universidad debe establecer un Plan de dedicación académica del profesorado que regule y reconozca toda su actividad académica (docencia, investigación, transferencia, gestión, divulgación, etc.) y permita premiar la dedicación excelente en cada una de sus dimensiones.

Además, y consciente de la importancia y de la complejidad de la labor de nuestro profesorado, y del coste motivacional y humano que acompaña su dedicación a labores que lo aparten de sus funciones principales, comparto sin ambages la idea de que la gestión universitaria en torno al profesorado debe establecer estrategias de reducción de la burocracia para simplificar la actividad académica, automatizando procesos, obviando gestiones innecesarias y agilizando aquellas que sean indispensables.

Como candidato a rector de la Universidad de Jaén, defiendo asimismo la necesidad de definir una carrera profesional para el PDI, que sea clara y conocida desde su incorporación a la universidad y que le permita ir cumplimentando etapas progresivas en su trayectoria profesional, siempre acompañado de un plan de formación que le ayude a ir adquiriendo las competencias necesarias para realizar toda su actividad académica con la mayor calidad posible. Se ha de establecer una política que garantice el apoyo a la carrera profesional del PDI, el relevo generacional y la atracción de talento a la Universidad de Jaén.

Todo esto pasa por una adecuada planificación de plantilla a medio-largo. Sin embargo, las condiciones impuestas por las leyes vigentes, que dificultan la posibilidad de contratación de personal laboral con cargo a financiación competitiva por un periodo superior a tres años y los mecanismos actuales de autorización de las contrataciones de personal en las universidades públicas, que ligan la aprobación de esta contratación exclusivamente a las necesidades docentes de la universidad, dificultan sobremanera la planificación estratégica en materia de personal de nuestra Universidad. No es un problema menor para la UJA la perspectiva de jubilación de una parte importante de nuestro personal en un periodo de tiempo de algunos años. Es por tanto necesario insistir y reivindicar la necesidad de un cambio en la legislación que permita a las universidades cotas mayores de autonomía que nos posibiliten una planificación en política de personal acorde con nuestras necesidades estratégicas, siempre sujeta al necesario y deseable principio de la rendición de cuentas.

Por último y no por ello menos importante, soy consciente de que es fundamental contar con los medios necesarios que permitan obtener una retroalimentación continua de la acción de gobierno en materia de profesorado, que favorezca orientar y reorientar las políticas en función de sus resultados. En este sentido, herramientas como la encuesta de clima laboral y la comunicación-información continua y selectiva con los grupos de interés del profesorado, se revelan de gran interés y eficacia.

 

NUESTRO PERSONAL DE ADMINISTRACIÓN Y SERVICIOS (PAS): fomentar y reconocer su profesionalidad

 

En un contexto de transformación digital, profundos cambios legislativos, evolución de las misiones clásicas de la Universidad y asunción de nuevas funciones, la profesionalidad y el compromiso de nuestro Personal de Administración y Servicios (PAS) es una garantía que nos permite afrontar el futuro con seguridad y confianza. Esta profesionalidad está basada en la cultura de la mejora constante y soy consciente de que esa mejora pasa por continuar interiorizando la cultura de la gestión por procesos y la aplicación de las TIC en el ámbito de la gestión, por alcanzar un mayor grado de profesionalización e incrementar su nivel de cualificación que le permita ir asumiendo nuevas funciones, competencias y responsabilidades orientadas a la mejora de la calidad del servicio prestado a los distintos grupos de interés (estudiantes, profesorado, personal investigador, personal externo a la comunidad universitaria y sociedad en general), que contribuyan al dinamismo, proyección social, competitividad y posicionamiento nacional e internacional de la Universidad de Jaén.

Los retos a los que se enfrenta nuestra Universidad necesitan de actuaciones encaminadas al desarrollo de la carrera profesional del PAS que se realicen de forma integrada. Debemos ser conscientes de que pertenecemos al Sistema Universitario Público Andaluz (SUPA) y será preciso buscar y encontrar un equilibrio armónico entre los acuerdos alcanzados o que se alcancen en un futuro a nivel andaluz y los que se alcancen internamente en la Universidad de Jaén, para lo cual la negociación con los órganos de representación del PAS y la búsqueda del deseable consenso jugarán un papel destacado.

Resulta especialmente importante concienciar y preparar a nuestro PAS para afrontar con éxito la adaptación de la Universidad a las exigencias impuestas por la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas (Ley 39/2015, de 1 Octubre), principalmente en lo referente a la regulación de la administración electrónica, y la aplicación desde mayo de 2018 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), reglamento europeo que regula el tratamiento de los datos personales de las personas físicas.

Consciente de que el adecuado desarrollo de la carrera profesional es uno de los principales estímulos y elementos de motivación del PAS, se prestará especial atención al diseño de un sistema de evaluación del desempeño que permita la puesta en marcha de la carrera horizontal, compatible con la promoción interna y la carrera vertical, al objeto de facilitar las posibilidades de promoción y consecución de un marco retributivo adecuado.

Para lograr estos objetivos es preciso dotar al PAS de los medios necesarios que permitan la planificación, organización y coordinación de la gestión administrativa y de los servicios de manera eficaz y eficiente, reduciendo la tasa de temporalidad en el empleo y adaptando la metodología de trabajo y los planes de formación del personal a las nuevas exigencias. Asimismo, además de las acciones dirigidas a la evaluación de la calidad de los servicios y unidades, es importante seguir promoviendo la cultura de evaluación de la calidad en los distintos ámbitos de la gestión universitaria mediante acciones de concienciación y sensibilización, formación en la materia, auditorías internas y externas de los sistemas de calidad actualmente implantados y racionalizarlos hasta que alcancen el máximo de eficiencia y utilidad.

 

EGRESADOS Y EGRESADAS: una vinculación simbiótica necesaria

 

La Universidad de Jaén necesita crear un vínculo permanente con sus egresados y egresadas, reforzando el sentimiento de pertenencia a nuestra Institución y haciéndoles partícipes de su mejora y desarrollo. Considero fundamental que la relación con nuestro alumnado durante la etapa académica se prolongue durante el desarrollo de su carrera profesional, logrando así un puente entre la sociedad y la universidad que resulte beneficioso para ambos. En este contexto, se constituyó el Programa Alumni Generación UJA, que nació con la misión de contribuir al desarrollo personal y profesional de nuestros egresados y egresadas. Alumni Generación UJA les ofrece acciones y programas formativos que contribuyen al acceso al mundo laboral, así como a su actualización profesional, e igualmente promueve su participación en actividades socio-culturales y de vida universitaria. Nuestro alumnado egresado, a su vez, puede colaborar con su universidad, aportando su experiencia profesional, apoyando iniciativas de mecenazgo, ayudando a diseñar el futuro de la UJA, y colaborando en actividades de promoción y visibilidad que contribuyan al prestigio de nuestra Institución.

Mantener el vínculo entre la UJA y sus egresados y egresadas exige atender y singularizar esta relación en función del momento en el que se encuentren en su desarrollo profesional. En los primeros años después de la finalización de los estudios estos egresados y egresadas tienen unas necesidades y unas aportaciones diferentes de quienes ya tienen un mayor recorrido personal y laboral desde su finalización de la fase universitaria. La forma de vinculación y la participación de estos dos perfiles con la Universidad de Jaén serán diferentes y habrán de fomentarse de manera distinta, siempre apoyadas en el impulso y el refuerzo del sentimiento de colaboración y de generosidad, y en el orgullo de seguir perteneciendo a la institución donde se inició la consolidación de su desarrollo personal y profesional. Este es el objetivo con el que se diseñó el programa Alumni Generación UJA. Este programa, aún incipiente, necesita crecer y fortalecerse, en lo que entiendo como uno de los potenciales de desarrollo de nuestra universidad.

 

VIDA EN LOS CAMPUS Y ATENCIÓN A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA: hacia una organización saludable

 

Considero un objetivo irrenunciable identificar nuestra universidad como organización saludable, lo que implica nuestro compromiso de incluir en nuestra política universitaria la promoción y los mecanismos que garanticen un entorno de trabajo y un clima laboral seguro y agradable. Soy consciente de que esa cultura de atención al bienestar de las personas termina generando un entorno que favorece el desarrollo profesional no sólo de la persona, sino también de la organización. El objetivo de organización saludable vertebra todos los objetivos de mi propuesta, consciente de que como institución que forma profesionales que ocuparán puestos de responsabilidad en empresas, instituciones o en distintos niveles educativos, tenemos la doble responsabilidad de garantizar un entorno de trabajo adecuado y de fomentar la adquisición de hábitos de vida saludable que sean después trasladados por nuestros egresados y egresadas a su vida profesional. En este sentido, debemos ser conscientes de que el compromiso de la Universidad de Jaén repercutirá en ámbitos a los que no llega directamente.

En esta línea, y sin menoscabo de otros elementos que definen e identifican a una organización saludable, constituye una obligación de nuestra institución la atención a las necesidades de nuestro personal y de nuestro alumnado, así como la de ofertarles un conjunto de recursos y servicios que hagan de la vida en nuestros campus una experiencia laboral, formativa y vital agradable y sostenible.  La comunidad universitaria de la UJA está constituida por un conjunto de colectivos (PDI, PAS y alumnado), que tienen objetivos, expectativas, intereses y responsabilidades diferentes. Independientemente de estas circunstancias diferenciadoras, la actividad diaria en los campus de nuestra universidad requiere el mantenimiento de una carta de servicios y atenciones que deben tener la función de facilitar a todas y cada una de las personas que forman parte de esta comunidad universitaria su trabajo diario y su desarrollo como ciudadanos.

Por otro lado, la movilidad de todas las personas que se desplazan a nuestros campus es un aspecto fundamental en el diseño de una universidad sostenible. Facilitar el acceso y reducir el impacto ambiental del desplazamiento diario de miles de personas, constituyen los dos principales objetivos de las acciones sobre movilidad. Es preciso, por tanto, impulsar medidas que promuevan la sostenibilidad ambiental y el transporte sostenible para lo cual es necesario poner en marcha un Plan de movilidad sostenible que facilite y promueva condiciones alternativas de acceso de la comunidad universitaria a los campus, y optimice la gestión de los aparcamientos. Este plan incidirá también con algunas de sus medidas en la promoción de hábitos de vida saludable.

Junto al objetivo del fomento de las políticas anteriores, la UJA mantiene una amplia lista de atenciones de diversas características que conforman la oferta de nuestra carta de servicios a la comunidad universitaria, que debe ser mantenida y actualizada constantemente para conseguir que la actividad cotidiana en nuestros campus, la vida en los campus, cumpla con las expectativas y proporcione el máximo grado de satisfacción posible a nuestros grupos de interés.

No course found!